Pablo Herrera y Adrián Gavira ganaron su primer partido de estos juegos al derrotar a los australianos Christopher McHugh y Damien Schumann por 2-0 (21-16 y 21-16) y siguen con opciones de clasificarse para los octavos de final.

A los españoles no les quedaba otra tras haber sumado dos derrotas que ganar su tercer partido, y lo hicieron con un gran juego. Ahora tendrán que esperar a que acabe la jornada. Ya tienen asegurado el tercer puesto de su grupo (el primer se lo jugarán Noruega y Rusia) y habrá que ver si se meten directamente como uno de los dos mejores terceros de los seis grupos.

En caso de empates a una victoria contarían para el desempate los sets ganados (dos en el caso de España) y si esto no deshace el empate, los puntos. Y si sale desfavorecido, aún tendría una opción de pasar en una repesca con los cuatro peores terceros de los seis grupos. Toca esperar, pero aún se puede soñar con su clasificación.